Salario y plusvalía, por y para la empresa

149

Uno de los factores que permite que tenga éxito el sistema capitalista en las sociedades, es conseguir que el salario de la clase asalariada se equipare con la plusvalía del dueño y amo de los medios de producción. Hacer esto posible, bajo la alineación del salario y plusvalía en el mismo paquete del mercado, hace que todos los agentes partícipes del mercado de empleo legitimen este desarrollo económico, y con ello, haga dificultosa la lucha que derrocaría a este nefasto sistema que solo genera desigualdad social y destrucción del planeta, incluida los seres humanos. Y si esta legitimidad se reproduce en la cercanía, en lo local, en los barrios, se hace radicalmente parte de los habitus de los sujetos que construyen colectivos mediante la interacción entre ellos.

No sin ello, se podría encontrar casos como la recogida de firma en change.org por parte de la confitería sevillana de La Campana, por la eliminación total de sus veladores en la céntrica plaza que lleva su mismo nombre. Hecho este, que representa claramente esa alineación del salario y la plusvalía que se citaba antes, instrumentalizando ambos conceptos como si fueran un bien común, cuando en realidad, salario-capital es en esencia en el sistema capitalista ápice y base de un conflicto. Todo por y para la empresa.

El motivo de este llamamiento a la ciudadanía de Sevilla es que la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla ha suspendido la licencia de ocupación de los onces veladores de este establecimiento. La causa, es la retirada de los veladores y su impacto negativo en la economía de este negocio. La justificación, ahí la tenéis:

Patrimonio cultural y el paro, como si esto fuera un museo o una galería de arte de cómo la mano visible de la administración pública se carga a la mano invisible del mercado de empleo. Que sea un patrimonio cultura para la población de Sevilla, no se puede poner en duda, quienes quieran que entren a su barra y pidan un vaso de agua o usar el baño y de paso que observen cuáles son esos sevillanos y sevillanas que se sientan a degustan sus pasteles. De paso, hagan ustedes un balance entre turistas y esta población sevillana. Pero como empecé hablando de salario y plusvalía no me voy a desviar.

Que la decisión de la retirada de los veladores es ocasionada por la turistificación de la ciudad no lo cuestiono, al igual que no dudo de la buena intención de estos empresarios en crear riqueza, sobre todo la suya, ya que 40 trabajadores son 40 plusvalías, y siendo 40, pequeña no tiene que ser la plusvalía total. Pero eso no lo ponen en el cartel porque de esto no se habla, esto es invisible, oculto. Lo que realmente preocupa son los 40 puestos de trabajo. Porque parte estos se quedarán sin salarios, algunos de ellos como ya sabemos, tendrán problemas para pagar sus hipotecas, otros no se podrán ir de vacaciones, y otros, no tendrán para pagar los estudios o medicamentos para su familia. Y esto le preocupa por encima de todo a la empresa, los salarios. De esto tampoco tengo dudas, ya que son estos quienes dan vida de privilegiado a quienes poseen los medios de producción de cualquier empresa. Es esencial para su supervivencia.

Se nos presenta el trabajo asalariado como si se nos fuera la vida sin él. Pero el motivo de esta preocupación son once veladores. Por once veladores se pone en riesgo toda una plantilla de 40 trabajadores. Por once veladores, habría que preguntar a los empresarios y receptores de 40 pequeñas plusvalías si estos también son causante de que su servicio de catering o servicio por encargo también sufran pérdidas. Ya que les preocupan tanto los puestos de trabajos, habría que preguntar a estos empresarios igualmente si saben que en la Plaza Nueva ha habido decenas de trabajadores de Lipasam reclamando ser incluidos en la bolsa de empleo, luchando por eso mismo que estos empresarios dicen defender, o habrán estado con casi toda seguridad al lado de los trabajadores de Abengoa cuando estos estaban en conflicto.

Si tanto le preocupan los puestos de trabajo de su plantilla, tengo una propuesta para estos empresarios. En lugar de estar amenazando con hacer un ERE y que once veladores sea causante de la perdida de parte de su plantilla, que disminuyan la plusvalía aumentando de esta forma el salario y así mantener en pie los 40 puestos de trabajo con mejor reparto de la riqueza que genera esa misma mano de obra sin necesidad de esos onces veladores. Igual así les iría mejor a todos.

Por: Raúl Navarro Serrato. Sociólogo.