A José María Manjavacas

De nuevo ante el abismo