Huertoliva: Economía social y reapropiación obrera de la riqueza

729

Huertoliva-La Zarza es una cooperativa con origen en Octubre de 2011 que gestiona un molino de aceite en Morón de la Frontera (Sevilla). El proyecto ha sido impulsado por militantes del Sindicato Andaluz de Trabajadores de la localidad y este otoño comienza su novena campaña.

Morón de la Frontera es una población de 28.000 habitantes, que se localiza en la provincia de Sevilla, entre las comarcas naturales conocidas como Sierra Sur y la Campiña. Se trata de uno de los escasos pueblos o ciudades medias de la Andalucía de interior en el que existe una industria de cierta relevancia, por lo que es capaz de generar una cantidad de riqueza y excedente económico nada despreciable. Sin embargo, y a pesar de lo anterior, existen altas tasas de desempleo, precariedad y emigración. Y es que de poco sirve tener una estructura económica capaz de generar riqueza si la misma no se distribuye y termina en manos de una minoría cada vez más poderosa económicamente. Ese poder económico de escasas familias se ve lógicamente reflejado en los aspectos sociales y políticos de la localidad.

En el período histórico denominado como “La Transición” se vive en la localidad un tremendo auge político y social. La fábricas de cierto tamaño (cemento y otros materiales para la construcción, aceituna de mesa y sector textil) ubicadas en Morón se convierten en caldo de cultivo para la creación de organizaciones sindicales y políticas de izquierda que comienzan a ejercer de contrapoder de la clase dominante local, en especial el Partido del Trabajo y sus organizaciones sindicales y sociales afines. Tras años “en el desierto”, desde principios de siglo XXI se fue configurando un nuevo conjunto de organizaciones sociopolíticas que comienza a representar al sector de la izquierda local transformadora, entre los cuales se encuentra el antiguo Sindicato Obreros del Campo, actual Sindicato Andaluz de Trabajadores.

Personas vinculadas a este sindicato iniciaron hace unos años una reflexión sobre la necesidad de generar instrumentos económicos alternativos que sirviera para que los militantes que están al frente de la organización tuvieran un grado de autonomía mayor. Si la situación laboral en la localidad es pésima para cualquier persona, la situación se agudiza para personas comprometidas con el sindicalismo combativo que representa el SAT.

Huertoliva se enmarca en este tipo de instrumentos económicos que pretenden ser soporte de subsistencia vital a personas que trabajan por la transformación social. Se trata de iniciativas económicas regidas por valores distintos de los capitalistas, es decir, propiedad común, cooperación, democracia, equidad, compromiso social, sostenibilidad, etc. Hablamos de una alternativa que parte de unos principios que están basados en el apoyo mutuo y la cooperación, frente a la competencia y al lucro (bases de la economía capitalista).

Con el apoyo financiero de Coop 57 Andalucía, se ha invertido en una fábrica de aceite que está sirviendo para elaborar un producto de calidad con marca propia y, al mismo tiempo, está siendo un instrumento para evitar el control que grandes industrias y distribuidores ejercen sobre la aceituna en Andalucía en general, y en Morón de la Frontera y su comarca en particular. La compra de aceituna la realizan escasos compradores que ejercen un poder casi completo sobre el precio del producto. Esta situación provoca que los pequeños propietarios apenas puedan alcanzar los ingresos para cubrir los costes que suponen el mantenimiento del olivar y la recogida del fruto.

Huertoliva se ha convertido en una herramienta para posibilitar que los pequeños propietarios de olivar, en caso de no recibir un precio justo por sus aceitunas, puedan convertir su cosecha en aceite, mediante el pago del servicio de molturación. De este modo no están obligados a vender su cosecha a los actuales compradores que ejercen un oligopolio sobre el mercado.

Cuando llegue la feria de la localidad, en el tercer domingo de septiembre, las personas que trabajan en Huertoliva tendrán un ojo puesto en la fiesta y otro en la campaña. A partir de la segunda quincena de septiembre comenzará la novena campaña de un proyecto ilusionante que ha conjugado militancia, esfuerzo, sobriedad y visión. Años tras año las inversiones han posibilitado mejoras tecnológicas sustanciales y ampliaciones que conllevan el aumento de los puestos de trabajo.

Además, desde Huertoliva se ha apoyado a la Caja de Resistencia del Sindicato Andaluz de Trabajadores mediante la producción y distribución del aceite SAT Resiste. La unión del trabajo y la gestión bien hecha, con una militancia política firme, genera fuentes de finanzación que oxigenan a organizaciones sociales reprimidas.

En definitiva, Huertoliva-La Zarza es un ejemplo de Economía social con vocación transformadora y que busca la reaprociación obrera de la riqueza. Ni más ni menos.

Para más info: https://satcoopera.org/contacto/