La batalla por Sisu Hotel Boutique

137

Sisu Hotel Boutique es uno de los principales establecimientos de fiesta de Marbella. Al amparo de su polémica oferta de ocio, llegan millonarios de medio mundo para vivir una lujosa juerga regados con champagne y con los mejores Dj internacionales en directo. Este verano han pasado por su piscina y sus habitaciones cuatro príncipes de los Emiratos Árabes. Los conciertos de música electrónica son la principal atracción y las mesas en torno a la piscina tienen precios entre los 1.400 y los 9.000 euros. El enclave es un lugar que arroja cuantiosos beneficios y que ha desatado una doble guerra.

Por un lado, para esclarecer la propiedad y quedarse con el establecimiento y, por el otro lado, con la comunidad de vecinos aledaña, hastiada de la fiesta constante y de los incidentes derivados de la actividad. La guerra ha llegado a tener cruentos episodios, como el que se vivió el pasado 2 de marzo de 2017, cuando un individuo sin identificar incendió el restaurante junto a la piscina y lanzó una granada de mano dentro del local en plena noche.

La Policía tiene abierta una investigación sobre lo sucedido pero no se dan datos. pero está claro que en la propiedad del edificio reside toda la disputa. Según explica Neil Acland, el hotel perteneció a Lorcrimar, que también construyó parte de la zona residencial aledaña. La sociedad fue judicializada en «Malaya», pero antes cedió el enclave a Marbecorp, cuyo administrador era el empresario británico Gary Sanders, que se asocia con Acland en 2010 para levantar el festivo negocio que se conoce actualmente. Pero durante la reforma del establecimiento Sanders es detenido en la puerta del hotel y extraditado a Reino Unido por diversos delitos relacionados con el fisco. Según afirman los gestores, es condenado a 7 años de cárcel y tras su salida de prisión es cuando se desata la guerra por el hotel.

Y en medio de todo están los vecinos. Los propietarios de la urbanización El mirador del Rodeo exigen medidas contra los ruidos y los incidentes en la zona, provocados, según ellos, por los clientes del hotel. El problema reside en los 14 apartamentos que Sisu Hotel Boutique posee y alquila por una media de 1.600 euros por noche en la citada zona residencial. Algunos de los vecinos han hecho frente común contra el hotel para desalojar a los actuales inquilinos cansados del turismo de excesos que los hijos de ricos marbellíes llevan en la zona. Han denunciado hasta 700 incidencias, algunas graves, como allanamiento de morada o agresiones, para obligar a las autoridades a actuar contra Sisu Hotel Boutique.