Tres sueldos para el actual presidente de Abengoa

305

La junta de accionistas de Abengoa del próximo 29 de junio, entre otros asuntos, tiene previsto aprobar la nueva política de retribución del consejo de la empresa, su alta dirección (125 altos ejecutivos) y la del propio presidente, Gonzalo Urquijo.

Este último ya cuenta desde que llegó al cargo el pasado noviembre con una doble vía retributiva: un sueldo fijo de un millón al año, y otro variable de hasta 1,4 millones. Ahora, el que es el único directivo de Abengoa con funciones ejecutivas (poder real), va a ser incluido en un plan de pagos variable y plurianual (2017-2020, a cobrar al final de este periodo) que le permitirá embolsarse un tercer sueldo. Será de entre 1,7 y 2,6 millones. Los otros 125 ejecutivos cobrarían, entre todos ellos, alrededor de 20 millones según las fuentes consultadas ya que la cifra no se detalla en la convocatoria de la Junta de socios.

Hay tres condiciones para que esos pagos sean efectivos. Primero, y obligatoria, que la nueva deuda asociada al nuevo negocio que genere la compañía sea igual o inferior a tres veces el ebitda previsto en 2020 (100 millones, es decir, que el nuevo pasivo financiero sea inferior a 300 millones). Las dos condiciones específicas para Urquijo que el plan de retribución incluye son: que el flujo de caja, el efectivo que entre en la empresa, en 2020 sea al menos del 80% del ebitda (es decir, unos 80 millones) y que la deuda en manos de antiguos acreedores (existentes antes del rescate de la empresa) cotice en los mercados secundarios de compraventa de esa deuda al menos al 25% de su valor.

Y en este último punto es donde la empresa decide hacer con Urquijo una excepción al propio plan de reestructuración de la empresa. Este prevé que esos antiguos acreedores (que poseen el que Abengoa denomina old money, dinero antiguo) cobren el 100% de la deuda que mantuvieran pendiente de pago tras ese rescate. Esos acreedores se garantizaron cobrar ese 100% de la deuda pendiente tras haber tenido que sumir una quita (perdón) previa del 70%, y la cobrarán en un plazo de 5,5 o 6 años, extensible en dos adicionales. Frente a ello, Urquijo cobrará antes que ellos su bonus y lo hará aunque el valor de esa deuda sea de sólo el 25%, no del 100% asegurado como recoge el acuerdo de reestructuración. Esto es, un acreedor que tuviera bonos de Abengoa por valor de 10.000 euros, perdió 7.000 euros en la reestructuración y tardará hasta 8 años en cobrar el 100% de los otros 3.000 euros.

 

Fuente: andaluciainformacion.es