9 de oct. 2019. XX aniversario del grupo RMHSA de CGT.A

161

El 9 de octubre de 1999, se convocaba a la ciudadanía sevillana a formar parte de una maratón que tenía como objetivo reivindicar la memoria del anarquista y médico sevillano Pedro Vallina (Guadalcanal 1879- Veracruz 1970), y para ello se pedía colaborar escribiendo varias págnas del libro «Mis memorias» editados en Argentina y México desconocidos en Andalucía en general y particularmente en su ciudad durante algunos años y poder reeditarlo. En los años siguientes se rotularon calles con su nombre en varias localidades de la provincia (Alcalá de Guadaira, Mairena del Alcor, Cantillana, Guadalcanal,…) e incluso en la propia capital donde, además, se rotula con su nombre un centro de salud (Sevilla-Este). Con este acto se iniciaba todo un trabajo que varios años después fue conocido, y popularizado, como de «Recuperando la Memoria Histórica». Nacía así el grupo <<Recuperando la Memoria de la Historia Social de Andalucía>> como parte de la secretaría de formación de CGT.Andalucía

A esta primera iniciativa siguió la edición de un trabajo de investigación de José Luis Gutiérrez Molina sobre «el maestro» José Sánchez Rosa (La tiza, la tinta y la palabra) y poco más tarde otra investigación «La jornada de seis horas en 1936» de Antonio Miguel Bernal (premio nacional de Historia), Manuel Ramón Alarcón (Miembro del Tribunal Supremo) y el historiador José Luis Gutiérrez.

A partir del año 2000, paralelamente a la edición de estos trabajos se nos comienza a pedir que ampliásemos el abanico de intervención e investigación más allá del ámbito libertario lo que nos lleva a todo los relacionado con los trabajos forzados de los presos políticos del franquismo que se plasma, cuatro años más tarde en el libro «El Canal de los Presos. Trabajos forzados. De la represión política a la explotación económica» escrito por un equipo importante de historiadores, investigadores, juristas antropólogos, … (Gonzalo Acosta, Ángel del Río, José Luis Gutiérrez y Lola Martínez, con aportaciones de Reyes Mate, Nicolás Sánchez Albornoz y Antonio Miguel Bernal) con importantes repercusiones sociales y que se mantiene aún vivo, como lo hemos podido comprobar en estas últimas semanas en el Antiquarium de Sevilla y ha provocado la edición de otros trabajos de investigación sobre el mismo tema e incluso a que forme parte de la denuncia en la Querella Argentina por parte de RMHSA_CGT.A.

A esta importante iniciativa siguieron otras, pero con menos suerte, como por ejemplo la creación del Banco Audiovisual para la Memoria Social de Andalucía (BAMSA) que, aunque se hace un programa piloto, y logra el apoyo unánime del Parlamento de Andalucía, no se logra poner en marcha por parte e gobierno andaluz. Sin embargo campañas como la de ¡¡Salvar de la Piqueta a Ranilla! que, aunque no logra salvar la galería de la prisión si lo hace el edificio administrativo con el compromiso del ayuntamiento de Sevilla de convertirlo en un lugar de la memoria, con algunas salas de exposición y sede de entidades memorialistas, aunque incomprensiblemente no acaba de iniciarse las obras.

A un nivel más amplio territorialmente se pone en marcha actuaciones relacionadas con fosas comunes del franquismo en Málaga y Granada (Valle de Lecrín y Orgiva) y se potencia la creación de asociaciones memorialistas de carácter provincial, fundamentalmente de composición familiar (Málaga, Jaén, …) y más tarde apoyando intervenciones en Córdoba como las del caso «Dorado Luque» o de la fosa de las mujeres de Grazalema.

En 2004 se comienza a trabajar y sentar las bases en lo que posteriormente ha sido, quizás, uno de los proyectos con más proyección social, político y mediático como es la iniciativa www.todoslosnombres.org Comenzó su andadura, en las redes, el 14 de abril de 2006 a través de un convenio de colaboración entre las promotoras RMHSA_CGT.A y AMHyJA (Ahora Nuestra Memoria), con la Junta de Andalucía, la UPO y la Fundación el Monte como patrocinadores que duró un solo año ¿?. A pesar de este traspiés la iniciativa aún sigue funcionando con más de 101.000 nombres de represaliados por el franquismo. También forma parte de «Todos (…) los nombres» una amplia exposición itinerante, a partir del 2010, con 29 enaras que está siendo muy bien acogida, sobre todo en los centros de enseñanzas medias.

A los casos anteriores de Vallina y Sánchez Rosa se le suma, en 2007, el de Melchor Rodríguez, anarquista sevillano y último alcalde republicano de Madrid del que el escritor, periodista y director de documentales Alfonso Domingo, escribe el libro «El ángel rojo. La historia de Melchor Rodríguez» y dirige un documental sobre dicho personaje con nuestra colaboración. Este libro forma parte de los fondos de las bibliotecas de todas las prisiones de España, tras un acuerdo con Instituciones Penitenciarias, al igual que un cuaderno de divulgación. De igual manera con los casos de los guerrilleros Bernabé López Calle, Juan Ruiz Huercano y Antonio González Tagua, se han realizado diversas campañas de difusión e incluso de búsqueda de los restos (sin resultados positivos) de los dos primeros en el cementerio de Medina Sidonia.

Otros pinchazos espectaculares fueron la campaña por la modificación la Ley de Registros Civiles ¡¡todas las víctimas del franquismo en los registros civiles!! Pues a pesar de conseguir la modificación de la ley no se ha logrado llevarla a la práctica por parte de los Ayuntamientos.  Algo similar nos pasa con el «proyecto RAPIÑA» (Bienes robados a las víctimas del franquismo) donde no tuvimos capacidad para implicar a investigadores e historiadores, siendo aún una asignatura pendiente de RMHSA_CGT.A e incluso del movimiento memorialista en su conjunto

Por otra parte, si consideramos de interés la coediciones, colaboraciones o de apoyo a las ediciones, no solo de libros sino también de documentales, como en los casos de libros: «Perseguidos» y «1888 el año de los tiros» de Rafael Moreno. «Casas viejas: del crimen a la esperanza», «La Justicia del Terror. Los consejos de guerra sumarísimos de Cádiz», de José Luis Gutiérrez. «Del rojo al negro: República Guerra y represión en el Gastor», «La Cultura y la  Revolución: Republica y Guerra Civil en Prado del Rey», «Días de barbarie. Guerra Civil y  represión en Bornos», de Fernando Romero y «Memoria de las cenizas», de Ángel del Río. Documentales como «Los Presos del Canal» y «Desaparecidos» de Nonio Parejo, «Presos del Silencio» y «memoria de las cenizas» de Intermedia producciones, «Cautivos en la arena» de RTVE y «Campos sin memoria» de María Serrano, entre otros.

Desde el 2011 el grupo ha tenido una fuerte actividad en todo lo relacionado con la elevación al gobierno de Andalucía de propuestas relacionadas con «lugares de la memoria», fundamentalmente de campos de concentración, pero también de otros lugares simbólicos (Cuartel de Queipo de Llano, cárcel de mujeres de Málaga, fosa de mujeres de Grazalema, etc..), siendo denominadas y señalizadas (no todas) un buen grupo de ellas.

En 2016 dos cuestiones a destacar por un lado la entrega en archivo histórico provincial de un importante lote de documentación original de la Guardia Civil sobre la represión sobre la guerrilla, así como la constitución y puesta en marcha de la Biblioteca de la Memoria Histórica y Social en los locales de CGT-Sevilla con notable éxito en donaciones y visitas. Esto último venía siendo reclamado por el grupo a la administración andaluza, pero sin suerte.

Nuestras últimas actuaciones en el ámbito de las fosas comunes ha sido la petición de búsqueda de los restos de Joaquín Arcollas Cabezas en el parque García Lorca en Alfacar y la exhumación de las mujeres de Zufre en Higuera de la Sierra.

En las próximas semanas se presentará públicamente el último trabajo de investigación local de Fernando Romero y Manuel Villalba «Zahara de la Sierra. Caciquismo, Republica y Guerra Civil».