El reto de gobernar España tras el ruido y la furia

104

Tras los resultados electorales del 23 de julio, con una participación que supera el70%, viene la reflexión y las negociaciones para formar Gobierno. La participación del voto exterior sólo alcanzó el 10% de los  2,3 millones de españoles censados en el extranjero.

«Por sus hechos los conoceréis», acudo al Evangelio, y añado, no por sus palabras y promesas. Y los hechos son que el Gobierno de coalición de izquierdas sin mayoría, consiguió apoyos puntuales de los grupos minoritarios en el Congreso, entre ellos los nacionalistas e independentistas, pero eso no quiere decir como se ha mentido hasta la saciedad desde la oposición conservadora y desde algunos medios relacionados con la derecha, que Sánchez sea el culpable de todos los males y que haya gobernado con ETA (que cesó su actividad armada en 2011), o con sus herederos de Bildu, ni con los independentistas. El Gobierno de coalición formado por el PSOE mayoritario (120 escaños) y Unidas Podemos (35), para sacar las leyes en esta legislatura que ahora vence, ha tenido que negociar y buscar el apoyo de las minorías. Pedro Sánchez dijo: «Buscaré apoyos bajo las piedras». No olvidemos que el mapa político español ha pasado del bipartidismo de hace unos años, a un sistema pluripartidista con partidos emergentes como lo fue Ciudadanos, Unidas Podemos, nacionalistas e independentistas varios, y pequeños grupos representantes de la España interior, de lo que se denomina a mi modo de ver erróneamente «la España vacía, o vaciada», como puso de moda el libro de Sergio del Molino. Oigo: «La novena sinfonía de Beethoven», y el himno de la alegría», adoptado por la UE en las solemnidades. Tomo el título de este artículo, «El ruido y la furia», una de las mejores novelas del siglo XX, obra de William Faulkner, que recibió Nobel en 1949. En esa novela se relata la degeneración de la familia Compson y las relaciones de amor y odio entre los diferentes miembros. ¿Metáfora de la política en España?

El ruido y la furia. Primera constatación: estas elecciones las ha ganado el PP, pues ha sacado mayoría de votos y escaños, aunque no con el triunfalismo que se esperaba en Génova. La buena noticia es que a pesar del triunfo del PP, 14 escaños más que el PSOE, se ha conseguido evitar una mayoría entre PP y Vox que permitiera un Gobierno ultranacionalista y un involucionismo anunciado. Si los populistas y ultraconservadores europeos pensaban con la Presidenta de Italia, Maloni, al frente, que un Gobierno en España de PP y Vox, les daría alas a los extremismos conservadores europeos, les ha salido el tiro por la culata, para bien del desarrollo de la socialdemocracia y del avance en la construcción europea, que algunos de esospartidos niegan como Vox. Las diferentes encuestas previas desde hace meses, daban por ganador al PP y con el apoyo de Vox, rozaban la mayoría absoluta. El ruido y la furia generados en los platós de TV, ante los micrófonos de radio y en los editoriales y opinadores de muchos periódicos, daban por sentado ese triunfo del PP y de Vox , Abascal se postulaba como Vicepresidente si Feijóoo llegaba alcanzaba su sueño de llegar a la Momcloa como Presidente de España. Ya dijo Juan de Mairena: «la verdad es la verdad, digala Agamenón o su porquero». Montaigne, filósofo, humanista francés (1533-1592) nos dijo: «Mentir es, en realidad, un maldito vicio». Feijóo pasó del negacionismo de ir con Vox, a pactar con Vox, véase en Valencia, en Extremadura y en Canarias. Feijóo aceptó, posiblemente con náuseas, las medidas que Vox aplicó en Comunidades y en Ayuntamientos, como la censura contra la cultura, y anular derechos y libertades, que recordaban etapas de la Inquisición medieval o del régimen de Franco con los censores prohibiendo todo lo que oliera a ansías de libertad, o contrariara al régimen dictatorial que sufrimos durante 40 años. Feijóo dixit: «Si llego a la Moncloa, retiraré las leyes aprobadas por el «Sanchismo» (Reforma laboral, Salario Mínimo, ley del Sí es sí, Ley LGTBI, y en el primer consejo de Ministros destituiré a Tezanos) Todos estos anuncios de campaña y la posición tibia cuando no negacionista del Cambio Climático, creo a mi entender que han perjudicado, a Feijóo y al PP, además de las barbaridades de Abascal anunciando mano dura y 155, en Cataluña. El líder de Vox, está en otro tiempo, en otra España que está cambiando delante de sus narices, y él y su guardia pretoriana y muchos de sus votantes, son incapaces de ver. Nos quieren devolver a tiempos oscuros restringiendo derechos y libertades, el Estado de las Autonomías, el cierre de televisiones públicas, la negación de la violencia y los asesinatos machistas, metiéndolo todo en un saco que llaman «violencia intrafamiliar», pero que barbaridades son esas. Vox está dañando y mucho al ala moderada del PP con la que se podía dialogar y llegar a acuerdos y pactos de Estado como se ha hecho con el PSOE, en otros momentos. La última semana de campaña no ha sido buena para el PP y Vox, y si lo ha sido para el PSOE, que ha remontado contra todo pronóstico. La estrategia de Sánchez con su «Manual de resistencia» de adelantar las elecciones, las entrevistas con sus ministros, y acudir a todos los medios posibles, incluso a los más hostiles, para presentar el balance y los hechos de su Gobierno en estos 5 años, ha dado resultado, además de la ayuda inestimable del expresidente Rodríguez Zapatero que ha hecho lo que otros históricos Felipe González, Guerra y algunos barones díscolos y desleales, no han querido hacer, cerrando filas en torno al Secretario General del PSOE, como era su obligación, Por cierto, convendría ver que el CIS de Tezanos tan satanizado por la derecha y grupos mediáticos afines, ha acertado más que otras encuestadoras, aunque no ha atinado en todo. (Otro error de Feijóo fue no acudir al debate a cuatro en TVE, despreciando al medio público más importante de España, que recordemos cambia de dirección según el partido que gobierna, o nos olvidamos de las etapas al frente de los Servicios informativos de TVE, de Javier González Ferrari, entre entre 1998 y 2000, y de Alfredo Urdaci, entre 2000 y 2004, ambos con José María Aznar como Presidente). El funcionamiento de una empresa pública ejemplar como Correos fue cuestionado por Feijóo que fue Presidente de Correos entre mayo de 2000 y enero de 2003. La primera semana Núñez Feijóo ganó el debate cara a cara con Sánchez en Antena 3, cocinado por MAR, aunque mintió con algunos datos y eludió hablar de los últimos asesinatos machistas sobre mujeres, saliendo por otro sitio, sobre lo que le preguntó Ana Pastor, que falló al no repreguntar por algo tan importante como la violencia y los asesinatos machistas. Ahí Pastor, se arrugó en la entrevista y Vallés, gris, salvo la triple advertencia a Sánchez de que se callará cuando estaban los dos contendientes enzarzados en discusión. Sánchez quería explicar lo hecho por su Gobierno, pero estuvo nervioso, le descolocó la estrategia de Feijóo, y mintió también o confundió algunos datos. Feijóo se vio perjudicado en la entrevista de Silvia Intxaurrondo, en TVE. Feijóo dijo que con el PP siempre se habían revalorizado las pensiones. La periodista le dijo: No señor Feijóo, en 2012, 2013 y en 2017, gobernando Rajoy. Tras el rifirrafe, Feijóo rectificó a medias en twiter, pero la discusión se convirtió en «trending topic», en las redes. Y la mentira perjudicó al líder popular.

En Andalucía el PP ha ganado las elecciones con 25 escaños de los 61 posibles. El PSOE obtuvo 21. Vox nueve, pierde tres; Sumar, saca seis escaños, los mismos que Podemos hace 4 años.

Desaparece Macarena Olona, expulsada con malas formas de Vox, que obtuvo algo más de 5.000 votos en España. También han fracasado Teresa Rodríguez y Pilar González con «Adelante Andalucía», que se presentaban sólo en Cádiz, craso error, y no abrá voz andalucista en el Congreso.

Ahora estamos en negociaciones entre los dos posibles candidatos a Presidente con los demás partidos para buscar alianzas que les permitan gobernar. Feijóo se presentará ante el Rey como candidato más votado, pero le faltan escaños al negarse el PNV a apoyarle. Sánchez para ser elegido cuenta con el apoyo de gobierno de Sumar y otros diferentes grupos, nacionalistas y no nacionalistas, pero la llave la tiene Junts con Puigdemont en Waterllo, Bégica fugado y con una petición de la justicia española de extradicción, y unas exigencias por parte de Junts inaceptables, por anticonstitucionales. Si Sánchez no llega a cerrar esos acuerdos, en los que están trabajando ERC y Sumar con Junts, habría que convocar nuevas elecciones a lo cual se niega Sánchez, pues no olvidemos que España preside la Comisión en este semestre, y sería un desastre desatender esa alta responsabilidad europea con un Gobierno en funciones, ahora que España goza de prestigio internacional en Europa y fuera de Europa, y nuestra economía según los indicadores más exigentes europeos goza de buena salud y es ejemplo para otros países de la UE.

El 17 de agosto se constituirán las Cortes, el Congreso y el Senado, donde el PP tiene mayoría absoluta, y puede ralentizar o paralizar algunas iniciativas, pero seráel Congreso, base de la soberanía popular española, quien finalmente decida. Esperemos que al ruido y la furia, se imponga la cordura y el «seny» catalán, del que siempre han hecho gala, sin olvidar que en estas elecccions el PSC ha obtenido mayoría sobre los independentistas, y Barcelona está gobernada por Colboni delPSC, y podamos tener un Gobierno en otoño que garantice la estabilidad de España en los próximos años. Acabo oyendo el himno de la alegría beethoviano, y sonrío ante el futuro de España, mi país y el de todos los españoles y españolas que lo habitamos y gozamos, pues no olvidemos que son muchas más las cosas que nos unen, como ciudadanos de un país ejemplar, rico en pluralidad histórica, cultural, lingüistica y patrimonial, y convivencial que las que nos separan por, a veces, intransigencias y dogmas ideológicos que nos deberían avergonzar. Si pensamos en dejar a nuestros nietos un futuro mejor que éste, en el que vivimos amenazado por guerras y conflictos, una emigración que irá a más, hambrunas, falta de agua, incendios devastadores provocados por el cambio climático, debemos de ser generosos y no egoístas con las futuras generaciones. Y para eso, son imprescindibles, la convivencia, el diálogo, la tolerancia, el respeto al otro y a sus ideas, la empatía y el orgullo de ser andaluces, catalanes, vascos, cántabros, asturianos, castellano-leoneses, Valencianos, riojanos, aragoneses, manchegos, valencianos, gallegos, extremeños, murcianos, canarios, baleares, ceutíes y melillenses. Aparquemos diferencias y construyamos país. He dicho.