Nos toca respetarnos y entendernos, no nos queda otra

1015

El movimiento soberanista andaluz de izquierdas se encuentra cada vez más disperso debido a las múltiples divisiones entre colectivos, tendencias y matices pseudo-ideológicos. Servidor, que escribo el artículo, también aporté mi “granito de arena” a dicha división y me siento culpable de ello; por esa razón, desde hace un tiempo, he decidido, que sin faltar a mis posicionamientos, no quiero seguir siendo parte de esa división.

Creo que conozco a gran parte del soberanismo andalú y sus diferentes sensibilidades. Gracias a mi actividad musical, he tenido la suerte de poder actuar e interactuar, colaborar y participar tanto con colectivos políticos o socioculturales como con sindicatos obreros e iniciativas electoralistas…

He podido conocer la realidad de muchos pueblos y comarcas a través de estos colectivos que luchan día a día, localmente, por la dignidad de una Andalucía en continua decadencia. Conozco intelectuales, jornalerxs, docentes, desempleadxs, estudiantes, artistas, abogadxs, funcionarixs, historiadorxs, precarixs, periodistas, trabajadorxs de todo tipo de gremios que luchan, desde donde pueden, por una Andalucía lo más soberana y mejor repartida posible. Andaluces y andaluzas que buscan la justicia social para su tierra. Todxs y cada unx de ellxs se lamentan de la situación en la que estamos sumergidxs, una situación causada por tantos años de aplicación anestésica del PSOE que ha desbocado en la irrupción de un trifachito que pretende fulminar la poca consciencia y dignidad de pueblo que nos quedaba, además de aniquilar cualquier atisbo de derecho público como la sanidad y la educación.

Tengo muchas razones para criticar a diversos colectivos con los que he colaborado, pero con ello lo único que conseguiría es que nos dispersemos más. Además, por esa misma razón, yo también podría ser criticado por decisiones, declaraciones o acciones que he podido llevar acabo en todo este tiempo con cada uno de esos colectivos. Creo que no es momento de seguir generando división. Sí que es necesario un debate sano y permanente entre todas, un debate que no excluya, donde no se tache, donde no se criminalice, ni se ataque, donde no se utilice el dedo acusador… Creo que bastante tenemos encima como para pelearnos entre pobres, creo que la posición en la cual nos encontramos no nos permite dividirnos más… Es el momento de otra cosa, de buscar puntos de encuentro, de respetar las diferentes metodologías para conseguir justicia social. Es la hora de poner en común las herramientas y recursos que tenemos para tejer una red bien fuerte que nos ofrezca la seguridad de que no estamos solos ante la barbarie, que es la triste realidad que viven muchxs compañerxs de lucha en municipios donde la ultraderecha campa a sus anchas. Ellxs no entenderán jamás que la izquierda de Andalucía no se respete a sí misma… no entenderán los ataques a las iniciativas (del tipo que sean) que se generan para construir soberanismo andaluz, dignidad y/o Justicia Social. No se entiende la razón de por qué hay compañerxs de lucha que no se hablan ni se organizan entre sí cuando tienen los mismos objetivos. No es comprensible la batalla de egos en las redes sociales para ver quién escribe el tocho más largo… ¿De verdad se puede pensar que así conseguiremos algo?… Ahora mismo, tal y como estamos, no es de recibo que se tache ninguna iniciativa, ya sea independentista o que se decline por el federalismo porque esto no es ni Catalunya ni Euskal Herría, donde las realidades socio-económicas y culturales son diferentes y donde nos llevan muchos años de ventaja en esto de tejer redes, solidaridad y apoyo mutuo… Por desgracia, somos víctimas de una sociedad y mentalidad latifundista inculcada desde hace siglos, y por esa razón aquí somos cuatro gatos mal repartidos. Sí, las cosas como son, cuatro gatos con mucha dignidad, con ganas de transformar la realidad social, cultural y económica que nos toca, y con el objetivo de que Andalucía salga del coma en el que se encuentra actualmente.

Cada año, con motivo del verdadero día de Andalucía, el 4D, decenas de colectivos de casi todas las comarcas andaluzas y también miles de personas a nivel individual se movilizan en el municipio que toque (este año Córdoba el 1 de Diciembre) para reclamar lo que nos pertenece. Y estoy seguro que, variando en algunos matices, toda esa masa quiere lo mejor para Andalucía ¿Porque no nos entendemos más allá de ese día? ¿No hemos discutido ya lo suficiente? ¿Nos ha servido para algo el aislamiento? Creo que es la hora de dejar de echarle la culpa a otros factores y asumir nuestros fallos… Creo que es la hora de resaltar lo positivo de cada iniciativa y no dejarnos llevar solo por lo que no nos guste… Hay que agradecer el trabajo de todos los colectivos, desde el mensaje identitario de Nación Andaluza o de Asamblea de Andalucía a la necesaria lucha sindical del S.A.T. y también del Sindicato Unitario. Desde la nueva iniciativa social de la Plataforma Andalucía Viva a la frescura de las diferentes propuestas lingüísticas de la hunta d’eskritoreh… Desde el poderío de las compañeras del Coño Insumiso a la creatividad de los “memeros” andaluces milenials… Desde los imprescindibles Centros Sociales Autogestionados y CAP´s (Centro Andaluz del Pueblo) a los gupos de consumo y cooperativas de productos andaluces. Desde la escena musical independiente andaluza a las distribuidoras de ropa y material…Desde la juventud de Jaleo! a la entereza de los comunistas andaluces. No deberíamos rechazar nada que huela a izquierda y andalú, ni si quiera la voz de Teresa Rodríguez en el parlamento. Aunque no nos sintamos plenamente orgullosxs ni representadxs por el electoralismo de Adelante Andalucía, nos hace falta ahora mismo, ya que es el único discurso parlamentario que, al menos, se enfrenta a la ola de iniciativas racistas, patriarcales y neoliberales… No podemos tampoco dejar de contar ni con Andalucía por Si, que aunque no sea nuestro modelo a seguir, son también Andalucía y no podemos colgarle más el lastre del PA porque me consta que hay diferentes sensibilidades dentro de dicho proyecto… No se trata de pensar en utopías de que vayamos todas juntas de la mano bajo un arcoiris en la lucha por conquistar la dignidad andaluza, ni de votar a nadie concreto en las elecciones, ni de afiliarnos a nada… Se trata de no tirarnos más los trastos a la cabeza, de crecer, de construir puentes, de unir recursos, de aislar los egos y arribismos, de apartar los asuntos que nos dividen, de RESPETAR las opciones de otrxs aunque no nos gusten, de no criminalizar, de solidarizarnos entre nosotros, de visualizar a nuestrxs presos , nuestros exiliados, nuestras iniciativas… De señalar a los verdaderos enemigos… de ser menos vulnerables…

Sé que muchxs de lxs que leéis este artículo me estaréis poniendo de iluso, ingenuo, traidor, buenista, reformista, menchevique, comeflores, hasta incluso algunx osará de ponerme de “español”. Pero lo importante no es lo que pienses sobre mí como individuo, ni que me puedas ver o no. Mi persona no es lo importante, lo importante es que Andalucía despierte de una vez, y que para despertar, tú también (con tus prejuicios) eres necesario, ya que sin el poder colectivo, sin la gente, ni tu ni yo (por mucho que ponga en este artículo) somos nada…

Viva Andalucía Libre!

Autoría: Karim Aljende Medina. Músico gaditano del grupo FRAC y Cadipsonians.

 

Artículo anteriorInmatrícula gratuita…
Artículo siguienteEREs: un silencio ensordecedor
Tribuna Abierta
Columnas y monográficos de información relevante a cargo de personas que vale la pena leer. Portal de Andalucía no se hace responsable de las opiniones de las personas que colaboren expresándose, en todo momento, de manera individual.