Patriotismo mercantil

1143

Las noticias económicas de la prensa andaluza no tienen desperdicio. Porque existen, es decir, hay secciones dedicadas a eso que llaman «Economía», sea lo que sea, entiendan lo que entiendan por la misma.

En la sección de economía de un diario del Grupo Joly he podido leer que la familia Domecq han vendido su finca ‘Los Alburejos’ a un “inversor extranjero” por 20 millones de euros. ‘Los Alburejos’, que según el artículo es “emblema de esta dinastía jerezana” y de la que “inversores extranjeros que quedaron encandilados hace tiempo”, cuenta con una extensión de terreno en torno a las 600 hectáreas ubicadas en el término municipal de Medina Sidonia. La información indica que la cantidad “supone todo un récord en las transacciones en el sector para una finca de este tipo.”

La finca fue comprada por Álvaro Domecq Díez en la época de rebajas que supuso las décadas posteriores de la instauración del franquismo. Para gente como los Domecq el franquismo generó muy buenas oportunidades de negocio.

Esa zona está muy concurrida de este tipo de familias que tan bien le fue con Franco y que tanto se por España, y por el campo. Así, cerca de ‘Los Alburejos’ se encuentran la dehesa ‘El Toñonejo’, cuyo propietario es Borja Prado Eulate, ex presidente de Endesa, y las fincas ‘Las Cabezas’ y ‘La Alquería’, cuya propietaria es Sol Daurella, actual presidenta de Coca-Cola European Partners.

Y así, cuando el campo andaluz se encuentra en crisis, crisis, crisis, estos españoles de bien especulan con la tierra, con bienes que adquirieron gracias a su afinidad política franquista y hacen caja sin importante en absoluto el impacto que “el inversor extranjero” pueda tener en su patria.

Es el patriotismo mercantil, igual el más abundante de todos. Consiste en ser patriota de la compra-venta, obtener beneficio de todo lo que se pueda mientras el reloj que marca la hora a la que hay que estar en la notaría lleva una bandera roja y gualda: gritar el orgullo que siente por su tierra al mismo tiempo que la vende al mejor postor.