Por la propiedad pública de las tierras de Los Humosos y en defensa del modelo cooperativo de Marinaleda

180

Desde el Consejo Editorial de Portal de Andalucía apoyamos y difundimos el presente comunicado del Ayuntamiento y las cooperativas de Marinaleda.

En Junio de 2021, La Junta de Andalucía emitió una orden de desalojo para que en el plazo de un mes las Cooperativas de Marinaleda dejaran de trabajar las tierras de Los  Humosos, negando así la posibilidad de que las cooperativas y el Ayuntamiento de la localidad pudiesen ejercer el derecho de adquirir dichas tierras. En diciembre de ese año, tras varias reuniones que no llevaron a ninguna solución, y para evitar el desalojo, las Cooperativas de Marinaleda que gestionan dichas tierras desde hace casi 30 años, interpusieron un recurso contencioso administrativo.

Durante este otoño se espera la resolución judicial al conflicto iniciado en 2021. Desde el pueblo de Marinaleda, tanto su Ayuntamiento, como las cooperativas, como la ciudadanía, tienen una clara y firme convicción: no van a permitir la destrucción del modelo cooperativo que tanto empleo y riqueza ha generado para el pueblo y la comarca por parte del actual gobierno del PP en la Junta de Andalucía. Este modelo se basa en la planificación comunitaria, la propiedad pública de la tierra y la gestión cooperativa. Ayuntamiento y cooperativas que desde hace décadas van de la mano para poder continuar con un modelo de desarrollo económico que ha generado empleo y prosperidad en el pueblo sevillano y su comarca y ha servido de modelo para otros muchos proyectos a nivel nacional e internacional.

La nueva  normativa de la Junta de Andalucía, sobre el acceso a la propiedad de las tierras dadas en concesión, proporciona al Ayuntamiento de Marinaleda, caso de que prospere la estrategia de la administración autonómca andaluza de desalojar a las cooperativas de Los Humosos, una acción de compra preferente sobre las tierras. Desde el Ayuntamiento de Marinaleda vamos a poner en marcha todas las acciones legales posibles para hacer efectiva dicha compra, de modo que se pueda continuar con el actual modelo cooperativo.

En ese sentido, no queremos ningún regalo, sino un precio justo que, alejado de toda especulación e intereses de los fondos financieros se están haciendo en marcha los amos de miles de hectáreas de tierras en Andalucía, permita la compra por parte del Ayuntamiento de Marinaleda y la continuidad de dicho  proyecto.

Los Humosos representan el mayor triunfo que la clase jornalera jamás haya conocido en Andalucía. Es, sin duda, un proyecto sindical-político claro, en el que los jornaleros defendemos que la tierra debe ser pública. Nadie puede hacerse con la tierra para su enriquecimiento privado. Y para ello la única manera de que la tierra sea pública es que ésta se traspase de administración a administración.

Las administraciones públicas deben favorecer e impulsar el desarrollo de actividades productivas que mejoren la vida de la gente. Por todo ello, nos consideramos que para que no se perjudique el proyecto de nuestro pueblo que cultiva la tierra y fabrica productos agroalimentarios de calidad a partir de la gestión de la finca Los Humosos, dicha finca debe pasar del arrendamiento a la propiedad de quienes la trabajan.

Andalucía no necesita ventas de tierras públicas, ni más aún a fondos de inversión especulativos ni a otros agentes alejados de nuestra realidad. Sino modelos de desarrollo cooperativo que propicien que los recursos de nuestra tierra puedan servir para mantener y mejorar la vida en nuestros pueblos y sus trabajadores.

Por todo lo anterior, exigimos a la Junta de Andalucía, al Parlamento de Andalucía y a todas las instituciones públicas que deben velar por la mejora de la vida en nuestra tierra, se propicien soluciones al problema existente; y al resto de organizaciones sindicales, sociales, económicas o de cualquier otro tipo, solicitamos la ayuda y solidaridad para poder continuar con un proyecto que apuesta por la tierra pública-comunitaria, el trabajo cooperativo autogestionado y hacer de la tierra una fuente de empleo digno y de calidad para todo un pueblo y su comarca.