Lejos de despegar, Iberia aterriza en la desigualdad

140

Existe un claro retroceso en la igualdad entre hombres y mujeres, lo que se evidencia en la discriminación laboral que siguen sufriendo las mujeres en nuestro país, muestra de ello es el incremento de la brecha salarial, que se sitúa actualmente en el 23,25%, lo que significa que, de media, las mujeres cobran seis mil euros menos al año por hacer un trabajo de igual valor que los hombres.

Esta discriminación por razón de sexo también se encuentra en el acceso al empleo, uno de cuyos ejemplos lo tenemos en la práctica laboral de la compañía aérea que es la imagen de España, Iberia, que recientemente ha sido multada por la Consellería de Trabajo de Balears con 25.000 euros por exigir un test de embarazo para contratar a mujeres, multa claramente insuficiente ante una infracción laboral muy grave.

Iberia alegó que  se exigían a todas las aspirantes a entrar en la empresa, siendo una práctica que se realizaba en toda España para aplicar un protocolo de salud laboral específico a las embarazadas con el objetivo de evitar cualquier tipo de riesgo, pero es evidente que es una vulneración del derecho a la igualdad, ya que la intención no es otra que la de limitar el acceso a las embarazadas, obviándose que  deben ser las propias trabajadoras quienes comuniquen su embarazo una vez hayan sido contratadas, no antes. Una empresa no puede suspender su relación laboral con una mujer que ha informado que espera un hijo/a, ya que ese despido sería declarado nulo.

Las pruebas de acceso al empleo «no pueden discriminar ni realizar pruebas distintas al hombre y a la mujer», además, no consta que preguntaran a ningún aspirante varón si iban a ser padres, y de ser así, cuál hubiese sido la respuesta de la empresa, seguramente se hubiese valorado positivamente, al entender que un hijo o hija hace más responsable a un hombre, mientras que para una  mujer es entendido como una carga laboral, al ser la responsable de su atención y cuidado, fruto de que en nuestra sociedad se siguen manteniendo los roles y estereotipos de género.

Esperemos que no se vuelvan a repetir conductas tan vergonzosas e inaceptables como la sucedida en Iberia, y en su caso, que sean contundentemente reprendidas social y legalmente, como ya paso con Ryanair, cuando la Audiencia Provincial de Málaga confirmo la sentencia del Juzgado de lo Mercantil número 2 que consideró «ilícita y desleal» una publicidad de la compañía aérea en su web con la denominación de “Tarifas al Rojo Vivo” y la desarrollada también en su página para promocionar la venta de un calendario, campañas en las que aparecían azafatas en biquini, al establecer  que  «Se trata de una publicidad sexista que utiliza a la mujer como objeto de reclamo con una clara connotación sexual, discriminatoria y vejatoria», esto «viene a denigrar la profesión de azafata que requiere una amplia preparación que no puede vincularse con el solo hecho de tener un determinado físico o ser guapas». De esta forma, dice la resolución, se asocia «a la mujer a comportamientos estereotipados», que «como ha declarado el legislador en la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, coadyuvan a la violencia de género”.

Pero sobre el tema de la publicidad sexista profundizaremos en un próximo artículo…

Autoría: Sagrario Nieto. DEFIENDE-T, Sociedad Cooperativa Andaluza malagueña dedicada al asesoramiento jurídico.