Cierra una cooperativa de impulso empresarial de Granada por la campaña de inspecciones del Ministerio de Trabajo

292

La Inspección de Trabajo ha iniciado una investigación sobre la actividad de las cooperativas que se ofrecen a profesionales para facturar sin necesidad de darse de alta de autónomo y ha comenzado a abrir expedientes, además, a muchos de sus socios para reclamarles cuotas atrasadas de autónomos por considerar que han actuado como tal al prestar sus servicios a través de estas entidades.

InPulse Profesionales de la Cultura es la primera cooperativa dirigida a ‘frelance’ y profesionales con pocos ingresos que ha decidido echar la persiana por la campaña de masiva de inspecciones que ha lanzado el Ministerio de Empleo a través de la Inspección de Trabajo. Esta entidad, con sede en Granada, nació en 2013 al amparo de la ley andaluza de cooperativas de impulso empresarial y funcionaba de forma similar a otras como Factoo o Freeautónomos. El socio-cooperativista factura a sus clientes a través de la cooperativa, que a su vez se encarga de tramitar altas y bajas en la Seguridad Social como si fueran trabajadores por cuenta ajena. De esta forma, se evita tener que darse de alta de autónomos y pagar la cuota fija mensual.

InPulse había logrado agrupar ya a un millar de socios, muchos de ellos dedicado al mundo del espectáculo. El viernes pasado el consejo rector colgó un comunicado en su web y en sus redes sociales en el que informa de que ha convocado una asamblea extraordinaria en cuyo orden del día figura la “disolución y nombramiento de personas liquidadoras” de la cooperativa. La decisión se adopta como consecuencia de “la campaña del Ministerio de Trabajo contra las cooperativas de profesionales, en las que está incluyendo a las cooperativas de impulso empresarial”.

El texto señala que, en el marco de una investigación de Trabajo que atribuye a una denuncia de la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA), el pasado 26 de junio la Unidad Especializada en Seguridad Social de Granada inició una inspección de trabajo a InPulse para “estudiar el encuadramiento en el sistema de Seguridad Social”. Según el comunicado firmado por el consejo rector, “podemos afirmar que existe orden procedente directamente del Ministerio de Trabajo a las diferentes sedes territoriales para la inspección y cierre de entidades que, como la nuestra, trabajan para facilitar el emprendimiento de profesionales ‘freelance’”.

La entidad se defiende argumentando que nació al amparo de la Ley Andaluza de Cooperativas y que ha cumplido escrupulosamente la legislación. Además señala que ha puesto a disposición de la Inspección de Trabajo toda la documentación requerida, pero que ante el riesgo de recibir una sanción económica por “un problema de encuadre” no quedaba otra salida que la disolución. “Una sanción de este tipo nos obligaría, casi con total seguridad a declararnos en concurso de acreedores”. “Esta inseguridad jurídica, la amenaza de sanción, la responsabilidad asumida de cara a los más de mil socios que forman InPulse, la sensación de indefensión en la que ha decidido situarnos la Inspección de Empleo, con las consecuentes horas de sueño perdidas” justifica la convocatoria de la asamblea extraordinaria para finiquitar la entidad.

Por su parte, la patronal de las Agencias de Empleo y Empresas de Trabajo Temporal, Asempleo, ha denunciado que la aparición de las llamadas “plataformas de facturación” como Factoo podría estar dando lugar a situaciones irregulares y equívocas que derivarán en serias consecuencias para los profesionales que acuden a las mismas para facturar sus servicios a terceros.

Fuente: El Confidencial.