Un grupo de músicos andaluces crean la cooperativa «Música gestión»

La cooperativa ha estado auspiciada por la Asociación de Artistas, Intérpretes y Ejecutantes de España (AIE) y la encabezan cinco conocidas caras de la música andaluza, que componen el Consejo Rector de la nueva entidad: Juan Luis Calceteiro conocido como Juani de ‘Cantores de Híspalis’, quien ostenta la presidencia, el guitarrista Gerardo Núñez; el productor y compositor Manuel Ruíz ‘Queco’ –todos ellos consejeros de la AIE–, así como el cantante José Manuel Soto y el músico Bruno Marvizón, presidente de la Asociación de Músicos de Sevilla (Amuse).

En el sector musical «existe un gran desconocimiento de la normativa, lo que provoca situaciones de irregularidad y de riesgo, como la falta de cobertura ante cualquier accidente, ante un incumplimiento, o en el caso de conflicto en la relación con el empresario o entidad contratante, cuando no problemas de cobro o posibles sanciones», explican Calceteiro y Marvizón.

«Música Gestión es una cooperativa hecha por músicos para músicos que recoge el guante de sus ‘hermanas’ las cooperativas Musicat de Cataluña y MusXXI de Madrid, que llevan años funcionando con gran eficiencia y que agrupan ya a miles de músicos», explica Calceteiro, quien conoció la existencia de estas entidades por su cargo en la AIE y se convenció de que «son la mejor herramienta para que los músicos realicen su trabajo con la tranquilidad de estar cumpliendo con las normas sin tener que preocuparte por la gestión».

«En Andalucía no existe en la actualidad nada similar, estamos a años luz de otras comunidades autónomas y eso es algo que no nos podemos permitir porque es perjudicial para el músico profesional, necesitamos un instrumento al que sea fácil acceder, sencillo de manejar y que nos de una cobertura completamente fiable, y esa es la cooperativa», asegura Marvizón.

La cooperativa Música Gestión nace como un vehículo con el que hacer frente a estos riesgos, dado que se encarga de todos los aspectos legales y trámites administrativos relativos a la actuación de sus miembros, que pasan a ser socios cooperativistas. El objetivo es que el profesional cuente con el respaldo de una entidad que cubra un aspecto esencial como el de la gestión, y alivie la carga de trabajo del músico para que éste pueda dedicar su tiempo y esfuerzos a la actividad artística.

En el caso de las contrataciones, éstas se cierran entre el organizador del espectáculo y la cooperativa, simplificando el proceso para el artista. Además, Música Gestión también se hace cargo de gestionar el pago de los seguros sociales o del seguro de responsabilidad civil, así como de los impuestos correspondientes por actuación, que son gestiones esenciales para que el profesional pueda actuar.

Fuente: lainformacion.com