El trabajo gustoso

La sinécdoque del SMI