El fijo discontinuo: la tanqueta de Yolanda

1028

Yolanda Díaz fue tajante, antes incluso de venir a Cádiz. Ella estuvo en contra de que su Gobierno nos mandase las tanquetas. Las tanquetas no solo no consiguieron reprimir sino que sirvieron para unir más a la Clase Trabajadora. El gran problema para los trabajadores del metal era y es, lo que siempre hemos reivindicado: «las factorías se han convertido en dictaduras».

La ministra más valorada

Yolanda dejó claro en Cádiz cuáles son sus responsabilidades y cuáles no. Pero sobre todo, dejó claro que su Reforma es la correcta, y concretamente sobre el contrato Fijo-discontinuo dijo que si hay algún defecto en él, es la mala utilización por parte de los empresarios que debe de ser solucionadas por la acción de la Inspección de Trabajo. Es cierto que los empresarios lo utilizan mal y que la Inspección debe corregirlo. Pero no es solo un problema de ejecución por parte de la Inspección. Esencialmente es un problema POLÍTICO que debe de arreglarse con una Legislación más depurada, cerrando ciertos aspectos del contrato que posibilitan que se haga ese mal uso. Para la Vicepresidenta es más fácil crear ese debate que modificar la Ley porque la patronal NO LE VA A PERMITIR arreglar estás imperfecciones; ya que ha aceptado este contrato, precisamente, por lo imperfecto que es. En Cádiz, concretamente en el Sector Naval, los empresarios están ganando dinero con el contrato, y además, tienen una plantilla extensa a su disposición que, cuando la necesitan, la destinan a un lugar u otro, y cuando no la necesitan, las mandan al PARO.

La Coordinadora de Trabajadores del Metal (CTM) no tenemos las infraestructuras organizativas que tiene el Ministerio pero sí vivimos el día a día en el tajo, y sabemos que la gran mayoría de los trabajadores del metal de la Bahía ODIAN este contrato. Diariamente nos llaman con problemas al respecto: Una parte importante de los trabajadores de PINE, por ejemplo, prefirieron firmar un ERE (el despido) que continuar con el contrato Fijo-discontinuo. Cientos de trabajadores pierden el finiquito para deshacerse de este contrato.

La eventualidad, contractual y técnicamente, habrá desaparecido pero la REALIDAD es que los trabajadores la tenemos que seguir sufriendo, y continuamos yendo al paro aunque, para su perfecta Reforma, sigamos empleados. ¿Para quién es perfecta, para los trabajadores o para las estadísticas? Maquillar las estadísticas del INEM a costa de trabajadores que, en muchos casos, tenemos que permanecer en casa cobrando 500 o cero euros no es hacer POLÍTICAS de IZQUIERDAS, es una falta de respeto hacia los trabajadores.

¡Hagamos pedagogía!

Hagamos pedagogía, reitera constantemente la Ministra. Pues eso, hagamos pedagogía Yolanda y repasemos la historia. Las sentencias a finales de los 90 del T.S. consideraban el contrato de Obra y Servicio JUSTO. El 29 de diciembre del 2020 cambia de doctrina y pasa a considerarlo injusto y abusivo. Ni la clase política ni la sindical fue capaz de acabar con esta injusticia de un contrato que sembró precariedad. ¿Cuánto tiempo tendrá que pasar de nuevo para que el T.S. considere si es justo o no el contrato  Fijo-discontinuo? ¿Cuánto tendremos que sufrir la precariedad que encierra?

Posiblemente el contrato Fijo-discontinuo, tal como está, era una buena herramienta antes de la Reforma, cuando solo se utilizaba para determinados sectores y un número limitado de trabajadores. Ahora que se ha ampliado de manera tan espectacular en sectores y en trabajadores, no funciona de igual manera y está convirtiendo una herramienta de los trabajadores en un arma de la patronal. Visto el resultado, puede que sea el momento de hacer balance y depurar los errores que han venido apareciendo con su nueva utilización. Cerrarse en banda es no reconocer la realidad de miles de trabajadores que siguen sufriendo la precariedad que conlleva la eventualidad REAL. ¿No sería más sencillo actuar desde ya y modificar los aspectos que están favoreciendo CLARAMENTE al empresario y condenando a los trabajadores a un «nuevo» contrato de Obra y Servicio? ¿No es más sencillo UNOS cambios en su Reforma que MILES de sentencias y actuaciones de la Inspección que tampoco aseguran nada? ¿O, tal vez, es que hasta aquí ha permitido la Unión Europea y la patronal?

La jefa de la inspección soy yo

No es que CTM seamos fans de los jueces o la inspección, al contrario, pero no sería justo responsabilizarles de todo y no mirar hacia la DEFICIENTE LEGISLACIÓN que existía y aún existe. ¿Por qué creéis que pedimos insistentemente que el Jefe de la Inspección asistiera a la reunión? Era inexcusable que no estuviera porque uno de los temas era: «INSPECCIÓN DE TRABAJO». Hace aproximadamente un año nos citamos con el Jefe de la Inspección y el Jefe de la Unidad Antifraude de la Seguridad Social de Cádiz. Ante nuestras críticas porque los incumplimientos no cesaban, ambos nos dijeron insistentemente que hacían todo lo que podían y que pidiéramos explicaciones al Legislador (Ministerio de Trabajo). El lunes, la Legisladora, nos vuelve  a «mandar» a la Inspección. ¿No hubiera sido más sencillo que todos hubiéramos estado en la reunión? Pero eso no le convenía a Yolanda porque se podría haber dado el caso que tanto la Inspección como los sindicatos coincidamos en que su Reforma es MUY imperfecta en el tema del Fijo-discontinuo y en otros. Así que Yolanda NO PERMITIÓ que el Jefe de  inspección de Cádiz estuviese en la reunión, alegando que la Jefa es ella.

Volvamos a la reunión

La estrategia de Díaz fue hacernos creer que el Fijo-Discontinuo está en Fraude de Ley en nuestro Sector. Eso, al menos, es lo que nos hizo entender a todos y con esa idea nos fuimos de la primera reunión. Afirmación que sabía que tendría que modificar porque no era cierta. Por eso, lo primero que hizo en la segunda reunión fue puntualizar: «El Fijo-discontinuo está en Fraude de Ley en el metal, CUANDO HAY UNA MALA UTILIZACIÓN».  Algo que resulta una obviedad, porque no solo el contrato Fijo-discontinuo sino todos los contratos o leyes mal utilizadas, están en Fraude de Ley. Pero Yolanda, con esa maniobra, había conseguido su propósito: que el debate fuera la mala utilización del contrato y la  solución la acción de la Inspección y no el hecho de que su contrato estaba lleno de lagunas. Fue tan exitosa su maniobra que Kichi, muy acertado durante toda la reunión y en la posterior rueda de prensa, cayó en la » trampa» y declaró: «según la Ministra, el contrato Fijo Discontinuo está en Fraude de Ley en el metal de la Bahía». Yolanda consiguió su titular y trasladó la presión a la Inspección que sabía que próximamente se iban a poner en huelga.

Yolanda dice no ser una política al «uso». Cuando CTM llevamos las reivindicaciones de los trabajadores del metal al Pleno del Ayuntamiento de Cádiz, los concejales del PP y PSOE dijeron: «si hay incumplimientos por parte de la patronal, la solución es denunciarlos». Algo muy parecido a lo que dijo hace unos días en prensa el presidente de HORECA. Como podemos ver «LA POLÍTICA NO ESTÁ PARA RESOLVER LAS REIVINDICACIONES DE LOS TRABAJADORES».

¿Políticas de izquierdas?

El artículo 15.8 del Estatuto de los Trabajadores (E.T.) dice: «Los convenios colectivos podrán establecer planes de reducción de la temporalidad, así como fijar criterios generales relativos a la adecuada relación entre el volumen de la contratación de carácter temporal y la plantilla total de la empresa…». El artículo 41 de nuestro convenio dice:» que solo el 20% de los trabajadores podrán tener un contrato eventual y el 80% Indefinido». Como el contrato Fijo-discontinuo se considera Indefinido, la política más valorada ha conseguido desvalorizar el contrato indefinido y ha desmontado, ella solita, un artículo que beneficiaba a la Clase Trabajadora.

Las supuestas políticas de izquierdas cuando no repercuten directamente en la calidad de vida de la Clase Trabajadora, igual no son de izquierdas.

Las supuestas políticas de izquierdas de Felipe González casi se cargan el Sector Naval en la Bahía. Las supuestas políticas de izquierdas de  Yolanda Díaz, puede conseguir que todos en el metal, seamos Fijos-discontinuos. Es decir: formar parte de una extensa plantilla a disposición del empresario que, cuando la necesitan, la destinan a un lugar u otro y, cuando no la necesitan, las mandan al PARO.

Autoría: Diego Rodríguez. Coordinadora de Trabajadores del Metal. Bahía de Cádiz.