De canto no se puede permanecer eternamente

936

Como se suele decir, «una imagen vale más que mil palabras». Las fotos de abajo corresponden a las concentraciones realizadas por la Policía Local de Cádiz el pasado mes de junio, hace dos días prácticamente. La puertas del Ayuntamiento de Cádiz abiertas de par en par, con los policías de servicio charlando amigablemente, con botes de humo en la mano y que, tal y como actuaron, apenas supuso un problema para ellos. Todo lo contrario, solo les faltó abrirles las anillas de los botes. Los policías que se manifestaron entraron con alfombra incluida en las dependencias municipales y culminaron su “heroicidad” sin ningún tipo de oposición o cortapisa (con foto incluida de grupo para la eternidad).

Esta actuación tuvo graves consecuencias. Trabajador@s que se encontraban desarrollando su labor en el interior del ayuntamiento hicieron pública una protesta por los botes de humo esparcidos dentro de las dependencias, lo que provocó la condena de tod@s. Los botes de humo llegaron a la zona noble del consistorio y provocó tanto la suspensión del Pleno Municipal, como la asistencia en ambulatorio de dos concejalas del ayuntamiento de Cádiz, con parte médico incluido. En el exterior, en la vía pública, donde los responsables de la seguridad ciudadana actuaron como meros matones, zarandearon a concejales del Equipo de Gobierno y acorralaron a representantes sindicales con insultos y provocaciones, yo fui uno de ellos.

En todos estos altercados los policías locales que se encontraban de servicio en el ayuntamiento miraron hacia otro lado, y los mandos policiales no hicieron absolutamente nada, ni durante ni posteriormente, dejando muy claro el corporativismo policial a que nos tienen acostumbrados. Corporativismo y doble rasero a la hora de desarrollar su trabajo.

La foto de abajo corresponde a las protestas que se desarrollaron el pasado viernes el colectivo de interinos. En dicha movilización, tal y como se observa en la misma, un trabajador es reducido y posteriormente detenido. Este trabajador y otro compañero fueron esposados y conducidos a la Jefatura Local de Policía, donde estuvieron retenidos desde las doce hasta las cinco de la tarde, que pasaron a Comisaría.

La movilización de las personas que trabajan en el ayuntamiento de Cádiz de forma interina se encontraron con vehículos de la policía local y nacional. Las puertas del ayuntamiento de Cádiz se encontraban cerradas, a diferencia de lo ocurrido con las movilizaciones policiales de junio, para las que se abrieron dichas puertas y se les facilitó la acción que condujo a concejalas al ambulatorio.

El pasado viernes intentaron impedir la entrada a los interin@s y fueron a la caza de compañer@s. De trescientas personas que participaron en la movilización detuvieron a dos, pues esa era la consigna por la que se guiaron.

En la zona noble las personas que protestaban se limitaron a exponer sus reivindicaciones. En ningún momento se suspendió el Pleno Municipal, l@s concejal@s entraban y salían del salón sin problema alguno. El personal que estaba trabajando en el interior del Ayuntamiento no se vio perjudicados en ningún momento y continuó realizando su trabajo.

El mismo sindicato de policía que organizó las acciones de junio que pusieron en peligro la integridad física de las personas que trabajaban en el ayuntamiento o desarrollaban labores de representación política, el mismo, condena ahora la concentración del personal interino y exige al Equipo de Gobierno medidas en su contra.

La realidad es la que es. No hay otra y la hemeroteca es muy clarificadora. El corporativismo policial prevalece sobre cualquier lógica y coherencia de hechos demostrados. Los mandos de la policía local de Cádiz fueron cómplices directos y al Concejal de Personal y de Policía, Demetrio Quirós, le faltó capacidad y valentía para gestionar las situaciones que se produjeron. La oposición municipal es y fue consciente de todos los hechos.

Esta es la realidad. No otra. Lo más importante y grave es que dos personas trabajadoras han sido detenidas por apoyar una reivindicación laboral. Sin motivo alguno, pues nada hicieron y nada podrá demostrar lo contrario. El conjunto de la ciudadanía debería estar preocupada porque la experiencia nos dice que el corporativismo de la policía local de Cádiz suele prevalecer al poder de la razón.

El actual Equipo de Gobierno de la ciudad de Cádiz, con Kichi a la cabeza, sólo tiene una salida: posicionarse y manifestar con contundencia su posición ante todo lo acontecido y vivido en las concentraciones de la Policía Local y de trabajador@s interin@s. Unos con el único objetivo de aumentar sus privilegios a costa del resto, otros porque es de justicia obtener seguridad en sus puestos de trabajo. Para el que esto escribe la diferencia es clara. Un Ayuntamiento debe y tiene que gobernar y gestionar, ser justo y consecuente con sus decisiones, asumiendo y argumentándolas. De canto no se puede permanecer eternamente.

Autoría: Manuel Gómez Bienvenido. Presidente de Autonomía Obrera.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Columnas y monográficos de información relevante a cargo de personas que vale la pena leer. Portal de Andalucía no se hace responsable de las opiniones de las personas que colaboren expresándose, en todo momento, de manera individual.