El Sindicato Andaluz de Trabajadores llama a ocupar las sedes del BBVA

La ocupación de la finca se llevó a cabo el pasado 1 de abril y el terreno llevaba en desuso más de cinco años, un terreno que estaba destinado a una operación urbanística de lujo. “No dieron los permisos pertinentes a aquel pelotazo urbanístico y luego llegó la crisis y el constructor, como no iba a construir, dejó que se quedara la finca el banco”, explica a cuartopoder.es el portavoz de este sindicato en la provincia de Jaén, Curro Moreno.

La protesta será secundada, según cuenta Moreno, en Madrid, Euskadi, Asturias, Cataluña y Galicia. Esta acción fue presentada en una reunión estatal de las Marchas de la Dignidad y los representantes de distintos territorios apostaron por apoyarla. Entre los colectivos que darán su apoyo a los sindicalistas del SAT se encuentran sindicatos alternativos como el abertzale LAB, CUT Galiza o la Intersindical Alternativa de Cataluña (IAC). Además, el SAT llevará a cabo ocupaciones de sedes del BBVA en las ocho capitales andaluzas.

Moreno relata así la historia de la ocupación de esta finca jienense, ahora conocida como Cerro Libertá. “El pasado uno de abril se cumplía un año desde que Andrés Bódalo entraba en la cárcel e hicimos una concentración para protestar”, recuerda el portavoz jienense del SAT, añadiendo: “Durante la concentración, un grupo de 150 personas ocupamos la finca y aprovechamos la presencia de los medios de comunicación en la protesta para anunciar la ocupación, era una finca en desuso que había sido embargada a un constructor y que ahora es propiedad del BBVA”.

“Al tercer día de estar ocupando, fuimos a negociar a la sede del BBVA para ver si podíamos llegar a algún acuerdo de cesión del terreno, pero el banco respondió denunciándonos por usurpación y daños”, describe este portavoz. “Después ocupamos la sede central del BBVA en Jaén a mediados de abril y en esa ocupación anunciamos que seguiríamos luchando por nuestros campos, por el empleo en Andalucía y exigiendo la libertad de Bódalo desde Cerro Libertá”, añade Moreno.

Le pusieron el nombre de Cerro Libertá precisamente para homenajear a Bódalo. Desde entonces, los jornaleros gestionan esta finca de 75 hectáreas con 6.500 olivos. “Hemos puesto huertas y estamos generando empleo, que es algo que nos hace mucha falta en Andalucía”, asegura Moreno, que se muestra harto de la “persecución” que sufren los sindicalistas del SAT. Unos 400 sindicalistas están denunciados tras participar en protestas sociales, muchos de ellos podrían entrar en prisión, algo que para los integrantes del SAT es una prueba de que mediante estas prácticas intentan acallarles. “No nos van a callar”, asegura Moreno. A estos casos se suma el de Fran Molero, una vez que el Gobierno ha denegado el indulto. Molero fue condenado a cinco años de prisión tras ser detenido en la protesta Rodea el Congreso de abril del 2013.

Fuente: Cuarto Poder.