La gran cita de la minería europea se celebra en Sevilla

353

El Metallic Mining Hall (MMH), la cita de la gran minería europea se celebra en Sevilla. El segundo salón internacional de la Minería Metálica arrancó ayer en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Sevilla (Fibes) con un objetivo ambicioso, que raya lo imposible: «demostrar que es un sector sostenible, innovador y responsable con la sociedad».

Esta actividad extractiva, denominada por sus impulsores como «industria», facturó en Andalucía el año pasado 1.200 millones de euros. Los datos de la organización indican maravillas: «el sector andaluz produjo el año pasado 15 millones de toneladas de minerales tratados, además de invertir 200 millones».

Desde la organización se muestran convencidos del «papel estratégico de este sector como dinamizador de la economía» y recalcan «el importante margen de crecimiento» que tiene en la comunidad. En este sentido, el comisario del salón apuntó que tras las investigaciones realizadas a lo largo de la Faja Pirítica –con una extensión de 250 kilómetros de largo y entre 30 y 50 de ancho que van desde Sevilla hasta Portugal– se ha descubierto que hay un volumen de minerales tres veces mayor que el que se estimaba hace dos años, cuando se celebró el primer MMH. Pero, matizó, que su éxito no sólo depende de las empresas, sino de apostar por «una buena relación pública-privada».

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, también sacó pecho de la minería andaluza, ya que el 19,7 por ciento de las exportaciones mineras de España llevan la «marca Andalucía», es decir uno de cada cinco euros vendidos al exterior. Asimismo, recalcó que 2016 fue el primer año que el sector cerró con una balanza comercial positiva.

La Junta de Andalucía también confía en el potencial de la actividad minera como motor de la economía, un sector reforzado con la Estrategia Minera de Andalucía 2020 y el Pacto Andaluz por la Industria, muy aplaudido por la patronal andaluza de la minería, y que representa al 90 por ciento del sector. Además, el Ejecutivo de Díaz ha licitado en el último lustro más de un millar de derechos de explotación, que ocupan una superficie de 730.000 hectáreas. Subsuelo correspondientes a minas como Cobre Las Cruces, Magdalena, Sotiel Coronada, Riotinto y Aguas Teñidas, y a las que se unirá la de Alquife, en Granada, en 2018.

El tratamiento que la prensa andaluza está realizando de este evento indica el enorme poder económico de la minería en Andalucía. La propaganda sustituye a la información y las palabras esconden los verdaderos significados. Así, el uso de la palabra «producción» esconde lo que no es más que una actividad extractiva. En este sentido, es apropiado recordar aquella anécdota en la que un profesor de economía, presentado ante un cacique local propietario del gran latifundio de un pueblo, respondía a su tarjeta que indicaba que era «productor de corcho» con la siguiente apreciación: «entonces, usted es un alcornoque, ¿verdad?».