Voz de alarma ante las muertes en el trabajo y las enfermedades profesionales

292

Organizaciones sindicales han dado este miércoles la voz de alarma ante el aumento de la siniestralidad laboral en Andalucía, donde hasta primeros de octubre ha muerto una persona cada dos semanas, hasta sumar 87, de los que diez han sido in itinere.

En ese periodo de tiempo se han producido en Andalucía 58.104 accidentes laborales, un ocho por ciento más que en el mismo período de 2016, y el índice de incidencia se ha situado en 319,6 por cada 100.000 trabajadores. Del total de accidentes contabilizados, 648 fueron graves, un 19 % más; 57.384 fueron leves, un 8 %, y 72 mortales, un 33 % más. Además de la fuerte subida de los accidentes mortales, también se ha producido un notable aumento de los graves hasta el punto de que se registran de media dos siniestros graves por semana.

Por sectores, el sector servicios es el que acapara el mayor número de accidentes (34.605) al ser el que cuenta con más personas con empleo y también es el que más mortales y graves registra, con 36 y 340 respectivamente. No obstante, el mayor incremento de fallecidos se ha dado en el sector agrario, del 88 %, donde quince personas han perdido la vida en los ocho primeros meses, y se han contabilizado 112 siniestros graves, un 33 % que en los mismos meses de 2016. En el sector industrial han perdido la vida once personas de enero a agosto, un 57 % más, y 96 personas han sufrido accidentes graves, en tanto que en la construcción han fallecido diez personas, un 25 % más, y cien han sufrido heridas graves.

Las fuentes sindicales achacan la alta siniestralidad a la precariedad laboral derivada de la reforma laboral y a la falta de medidas preventivas por parte de las administraciones y los empresarios, por lo que se ha reclamado un plan de choque que duplique o triplique los medios. En este sentido, se considera insignificante los veintidós técnicos en prevención con los que cuenta la Junta para hacer una labor preventiva en las empresas, así como el déficit de inspectores y la falta de cultura preventiva en los empresarios.

Enfermedades profesionales

También se ha expuesto la preocupación sindical por la situación de las enfermedades profesionales debido a su escaso reconocimiento, ya que en Andalucía la relación es de una enfermedad por cada 3.900 afiliados a la Seguridad Social cuando la media española es de una por cada 1.042, y en Navarra la ratio es por cada 236.

Desde los sindicatos se denuncia el brote de silicosis que se está produciendo en algunas zonas de Andalucía donde se produjo hace unos diez años el boom inmobiliario, como en el litoral y no se está reconociendo porque es una enfermedad vinculada con la minería del carbón. Sin embargo, también la provoca trabajar con materiales que llevan en su composición cuarzo como algunos de la construcción, donde en los años de bonanza ocupó en Andalucía a más de 500.000 personas y ahora está dando la cara y provocando la muerte de personas, algunas de ellas jóvenes.

Fuente: El Mundo Andalucía.