¿Es menor el mal menor?

La obediencia alegre