Exportaciones históricas para que la historia no cambie

101

Las noticias de los medios de comunicación convencionales indican con enorme triunfalismo: «el sector exterior de Andalucía continúa registrando récords históricos, al superar por primera vez en su historia en un primer semestre del año los 16.000 millones en exportaciones y los 2.000 millones en superávit de su balanza comercial, con un crecimiento de las ventas al exterior del 23,2% sobre enero-junio de 2016, y del 44% en el saldo comercial con el exterior».

Estos datos se derivan de las cifras de la Estadística de Comercio Exterior del Ministerio de Economía y Competitividad, elaborados para Andalucía por el Observatorio para la Internacionalización de la Economía Andaluza de Extenda-Agencia Andaluza de Promoción Exterior, dependiente de la Consejería de Economía y Conocimiento.

Miles de millones, superávit, datos históricos pero, ¿cómo afectan estas cifras a la vida de la gente? Para responder a esta pregunta no está la prensa convencional ni mucho menos los organismos oficiales.

Por actividad productiva, el mayor crecimiento del año corresponde a las minería y a la industria aeronáutica, ambos con un 72% más de ventas que en el mismo periodo de 2016. En cualquier caso, la industria agroalimentario continúa liderando las exportaciones de Andalucía, con una subida del 15,5% y 6.482 millones de euros en ventas. Entre los alimentos y bebidas, el aceite de oliva registra también un récord de ventas, con una subida de un 33%, para situarse en 1.607 millones, con lo que vuelve a ser el primer producto exportado por Andalucía.

La información aportada indica que Andalucía exporta productos procedente de su medio natural, fundamentalmente, en los casos en los que existe una transformación industrial existe una alta presencia de capital foráneo. La aeronáutica o el refino y comercialización del aceite están en manos de capital que extrae beneficios y riqueza de la economía andaluza. Además, la minería está generando una actividad con escasa creación de empleo de calidad y altos impactos medioambientales que terminarán por pasar factura a los territorios que son explotados por las grandes compañías mineras que reciben la aprobación de la Junta de Andalucía.

Por tanto, la economía andaluza está aumentando sus ventas en el exterior sin mejorar la calidad del empleo, sin retener los beneficios económicos que la actividad productiva genera y con altos costes medioambientales. Así que «datos históricos» que hace que la historia no cambie.