¿Arden las nubes?

A José María Manjavacas