Calentamiento global

90

Para calentamiento el de Ucrania. Trato de ponerme en el pellejo de los ucranios y ucranias que resisten heroicamente la salvaje, bárbara y criminal invasión rusa, pero no puedo imaginar el sufrimiento, la angustia y el dolor que deben estar padeciendo en sus cabezas, en sus corazones y en sus almas, todos esos millones de seres que han decidido o han sido obligados a quedarse para defender su país, su tierra, su cultura, su historia y su familia. Todo lo que uno pueda imaginar es poco. Más de dos meses de una guerra originada por Putin, un sátrapa o dictador paranoico, que sueña en su megalomanía con ser un zar del siglo XXI, cueste lo que cueste. Putin tendrá que ser juzgado más tarde o más temprano por un tribunal Internacional de Derechos Humanos, por crímenes de lesa humanidad, si antes no surge una mano noble y justiciera desde dentro de Rusia que acabe con el tirano. La guerra de Ucrania, como todas las guerras que hay en el mundo, provocan la muerte de miles y miles de personas, la destrucción de pueblos y ciudades y el arrase y contaminación de la Naturaleza, que tardará decenios en recuperarse del impacto bélico. La educación ambiental les vendría muy bien a los salvajes asesinos que dirigen las operaciones militares que destruyen la vida en todas sus formas, allí donde actúan.

La máxima ambiental dice: ¡Hay que pensar en lo global y actuar glocalmente! Recientemente fui a un colegio de Dos Hermanas, Sevilla, el “Antonio Gala”, invitado por el profesor David Postigo, para dar una charla-conferencia a los alumnos de Segundo de ESO (12-13 años) sobre Medio Ambiente y Cambio Climático. Al poco de ponerme a hablar sobre Cambio Climático, y el calentamiento global, un alumno levantó la mano y expuso que no había pruebas sobre el Cambio Climático y que el deshielo de los polos era bueno porque así tendremos más agua. Tras escucharle, le contesté: ¡Creo que podré dar argumentos y respuestas a tus dudas! En el aula había cerca de 60 alumnas y alumnos que siguieron con atención mi exposición. Las dudas que me planteó el alumno me hicieron pensar que a pesar de los esfuerzos que se realizan desde los medios de comunicación y desde la pedagogia y educación en las escuelas, y supongo en el seno de las familias, el negacionismo sigue ahí como el dinosaurio de Monterroso, al despertar de un mal sueño.

Según relata Yuval Harari en “Sapiens”, hacia 12.000 a.C., el calentamiento global fundió los glaciares que bloqueaban el camino desde Alaska hacia el resto de América del Norte y por ese corredor el ser humano se desplazó hacia el sur.. Hacia 10.000 a.C., los humanos ya habitaban la Tierra del Fuego, hoy Argentina, la parte más meridional del continente americano. En mi respuesta señalé al alumno que en enero de 2008, viajé junto a otros compañeros del programa “Tierra y Mar” de Canal Sur TV, a Dinamarca y Groenlandia para comprobar lo que los científicos del Panel Intergubernamental de Cambio Climático de Naciones Unidas nos venían anunciando desde bastantes años atrás. En ese viaje varios científicos daneses nos confirmaron el retroceso de los glaciares en Groenlandia. En ese viaje entrevisté en Copenhague a la Ministra de Medio Ambiente danesa, Connie Hedegaard, que años más tarde sería Comisaria de Medio Ambiente de la UE. La Ministra nos dijo que un tercio de la población de Copenhague utilizaba la bici en sus desplazamientos, y que para 2025, su país utilizaría un 30% de la energía renovable, tal como recojo en mi libro “S.O.S. Emergencia climática”. Según las previsiones, Dinamarca llegará casi al 100% de generación renovable en 2030, y se ha comprometido en ese año a reducir las emisiones de Gases de Efecto Invernadero en un 50% respecto a 2005. Si en este siglo superamos entre 1,5 y 2ºC, la temperatura media de la Tierra, nuestrosnietos lo pasarán muy mal. En España, en 2030, se espera llegar a un 42% de renovables sobre el uso final de la energía, y a un 23% de reducción de emisiones de GEI, respecto a 1990, según se detalla en el Plan Nacional Integrado de Energía y clima 2021-2030 (BOE, 31 marzo 2021). Conté a los alumnos que en 2015 hice un viaje a la Patagonia y al Parque Nacional de los Glaciares en la parte más austral de Argentina y Chile y del continente americano. Y allí ante el glaciar Upsala y ante el Perito Moreno, los técnicos nos confirmaron el retroceso de los glaciares, en los últimos años. En marzo de 2022, una plataforma de 1.200 kms2, como dos veces el tamaño de la ciudad de Madrid se desgajó en el glaciar Conger, al Este de la Antártida, fragmentándose en cientos, acaso miles, de icebergs que navegan por el océano antártico. Los científicos constatan que una ola de calor en marzo con diferencias de hasta 40ºC sobre las temperaturas habituales, habría originado el colapso o reventón. Los científicos señalan que la Antártida y Groenlandia pierden hielo a una velocidad 6 veces más rápida que en los años 90. En el círculo polar ártico, el archipiélago noruego de las Svalbard, a unos mil kilómetros del Polo Norte,y con 1.500 glaciares experimenta pérdida de masa de hielo de los glaciares. Los nativos recuerdan que el 25 de julio de 2020, la temperatura alcanzó los 21,7º C, la más alta en Svalbard, desde que hay registros. Al iniciar la clase mostré mi smartphone, le quité el sonido y lo dejé sobre la mesa, e invité a las chicas y chicos a que mantuvieran sus móviles en silencio y sin prestarles atención durante el tiempo de la clase, y les hablé del peligro de la adicción a según que cosas. Luego les hablé del consumo de agua, y al plantear el tiempo en la ducha, una alumna me respondió que una media hora. Alerté sobre el despilfarro de agua, un bien escaso y necesario para la vida. Les di datos de consumo de agua, la media en España es de 133 litros/habitante/día. Un kg de carne de buey o de ternera puesto en la mesa del restaurante supone el consumo de 15.000 litros de agua. Los alumnos no salían de su asombro. Les hablé de la importancia de seguir la dieta mediterránea, reducir el consumo de carne y aumentar el consumo de frutas, verduras y hortalizas, y a ser posible que esos alimentos sean ecológicos. Andalucía es líder en producción ecológica en España. Pero mientas los españoles gastamos una media de 54 euros por persona y año en productos ecológicos, en Suiza gastan 418 euros; en Francia y Alemania más de 180. Señalé que la enfermedad de la obesidad va en aumento por no cuidar nuestra alimentación y el ejercicio físico. Dije a los alumnos que un árbol promedio absorbe entre 10 y 50 kgs de C02 al año, y que la Fundación Savia de la que soy patrono tiene una campaña “Un nacimiento, un árbol” que ya se ha implantado en más 70 municipios andaluces. Por cada niño/niña nacido se planta un árbol con su nombre en el pueblo.

Luego están los calentamientos en la política. En Francia, el calentamiento de la ultraderecha atemoriza a los franceses y a toda Europa. Suspiramos al saber que Macrón ganó a Le Pen, Los franceses optaron por lo menos malo. En España vamos de calentamiento en calentamiento. Los independentistas y otros grupos parlamentarios piden dimisiones por el espionaje de “Pegasus” a líderes catalanes, que según desveló el Gobierno también afectó a los móviles del Presidente Sánchez y al de la Ministra de Defensa. Calentamiento en el PP, ahora presidido por el moderado Feijoó que sigue teniendo un problema con Díaz Ayuso, que compite con Monesterio, u Olona de Vox, en ver quien dice la mentira, el insulto, la infamia, o la burrada más grande cuando se refieren al Presidente Pedro Sánchez, o al Gobierno de España legitimamente constituido. La negación de ese Gobierno por parte de representantes supuestamente cualificados del PP y de Vox, dice bastante sobre su falta de respeto a la Democracia y a la Constitución, y su querencia por el totalitarismo dictatorial, xenófobo y excluyente del que hacen gala cada vez que se les pone un micrófono por delante, o en sus intervenciones en el Congreso. Su lema es destruir como sea al adversario político, aunque estén en juego la paz y convivencia entre los españoles. Pero que les importa a ellos y a ellas, eso; lo que les importa es el acoso y derribo de la coalición de Gobierno PSOE-Unidas Podemos, que con aciertos y errores en su gestión, ha fijado en mil euros el SMI; ha aprobado una reforma laboral consensuada con sindicatos y empresarios; ha atendido social, humana y económicamente a los palmeños que sufrieron las erupciones del volcán de Cumbre Vieja. Sánchez y su Gobierno han conseguido junto con Portugal, que en la factura de la luz no prime el precio del gas, y por tanto sea más barata; y lo más grande, ante el ataque de la pandemia, nuestro país ha sido uno de los primeros de Europa en controlar a la Covid-19 con la buena gestión de la crisis y vacunando a la inmensa mayoría de la población, lo que ha salvado a decenas y centenares de miles de vidas, aunque haya que lamentar las más de cien mil muertes que se ha cobrado la maldita pandemia, y los deterioros de la salud mental y física de muchas personas, pero todo eso que les importa a quienes sólo buscan sus intereses egoístas, el chanchullo, la corrupción, la malversación de fondos y el cuanto peor, mejor. ¿Qué les importa España y los españoles, aunque se llenen la boca nombrándolos farisaicamente? ¡Por sus hechos los conoceréis, y desgraciadamente, ya les vamos conociendo!