COVID veo, concertación social quiero

Palacio de San Telmo (Sevilla), 22 de marzo de 2021. El presidente de la Junta de Andalucía, las secretarias generales de UGT y CC.OO. y el presidente de la CEA firman el “Acuerdo andaluz de medidas extraordinarias en el marco de la reactivación económica y social”. Otro episodio de la concertación social a la andaluza que toma el relevo del anterior “Acuerdo para la reactivación económica y social de Andalucía” de 30 de julio.

Pese a que la situación dista mucho de los objetivos en el Primer Acuerdo de Concertación post-COVID, nada de esto parece importar ni a los agentes sociales ni al Gobierno andaluz. La crisis sociosanitaria sigue desbocada y sin freno, el PIB cayó un 10,3 % en 2020, el desempleo sigue azotando a 935.179 personas (último dato oficial conocido de marzo 2021), no se conoce ninguna actividad relevante de las Oficinas, Mesas y Comisiones de Seguimiento creadas en julio de 2020 y el SERCLA sigue funcionando al igual que siempre. Sin novedades.

Pese a esto, el Gobierno andaluz mueve ficha y tras publicar el 16 de marzo de 2021 el “Acuerdo de garantía de estabilidad” que declaraba públicamente lo inalterado en las relaciones entre PP y C’s, días después tocó el turno al ámbito socioeconómico. En este contexto, el líder del PP y presidente de la Junta completó la compañía de Juan Marín –que hizo doblete fotográfico-, con la de los representantes de los agentes sociales y con idénticos resultados: fotos, notas de prensa y discursos grandilocuentes e inverosímiles (“impulso económico”, “cumplimiento de la hoja de ruta de reactivación económica”, “estabilidad de la Comunidad”, “mantenimiento del empleo”, etc.). El acuerdo puede consultarse aquí y aunque sinceramente no se lo recomiendo a nadie, aquí pueden visionar el acto íntegro.

Este nuevo acuerdo se centra en la mera aprobación de otro paquete de subvenciones cuyo principal destinatario es la patronal, y dirigido en este caso a determinados sectores empresariales tales como los juegos de azar y apuestas, el ocio nocturno, las actividades de organizaciones religiosas, la seguridad privada, las agencias de colocación, las empresas de trabajo temporal, o el alquiler de cintas de vídeo y discos (sic). No estamos siquiera ante ningún resultado de ningún proceso negociador. Se trata de la firma ambientada de un Decreto de subvenciones, gracias al cual las empresas recibirán de nuevo varios cientos de millones de euros.

El papel de los agentes sociales queda ya relegado a completar la foto gubernamental para servir de escenario mediático desde el que la Presidencia realiza declaraciones oficiales. Son las modernas comparsas que aplauden las políticas de la Presidencia andaluza. Y ojo, que no solo aplauden a domicilio, sino que también lo hacen en casa. La mejor muestra es la reciente inauguración de la nueva sede de CC.OO., donde los invitados centrales no han sido otros que la Ministra de Hacienda y el propio Presidente del Gobierno Andaluz (ver aquí). Que el discurso central sea el del Presidente y la placa la descubra la Ministra no deja de ser un detalle que dice muchísimo de la actividad sindical oficial en la actualidad. Lo de la casa de los trabajadores lo dejamos, mejor, para otro día.