No es “solo fútbol”

535

Nos encontramos ante una campaña publicitaria propagandística perfectamente diseñada por el régimen marroquí para lavar su imagen en su ocupación ilegal al Sáhara Occidental, y su alianza con Israel, a través de su selección de fútbol. Y no, me temo que no es “sólo fútbol”.

Marruecos siempre tuvo un régimen que controla a la perfección la propaganda y el adoctrinamiento. En este caso, tenía su oportunidad para aprovechar las victorias de su selección de fútbol y promocionarse nacional e internacionalmente como “defensor de la causa palestina”.

El apoyo y alianza de Marruecos con Israel es de hace décadas. De hecho, una de las principales calles en Israel lleva el nombre de Hassan II, padre del actual Rey de Marruecos, como agradecimiento por su apoyo y servicios al régimen ocupante israelí, al que apoya desde siempre.

Más tarde apareció la normalización de relaciones entre Israel y Marruecos, llegando a anunciarse la apertura de una embajada israelí en Marruecos e incluso la creación de una base militar conjunta para fabricar drones militares.

Obviamente todas estas noticias que se hicieron públicas afectaron al régimen marroquí en cuanto a popularidad nacional, y también en el mundo árabe, fiel defensor de la causa palestina. Por eso, aprovechar las victorias de la selección se ha convertido en una oportunidad para lavar su imagen.

Pero la realidad es bien distinta. El régimen marroquí mantiene sus acuerdos, cooperación y alianza con Israel a todos los niveles. Alzar la bandera tras un partido solo es una estrategia de marketing para mejorar su imagen en el mundo árabe. Su política, va en otra dirección.

Marruecos como estado, su selección como arma propagandística

Marruecos ocupa el Sáhara Occidental desde hace 47 años. Bombardeó, asesinó a sangre fría y expulsó al refugio a decenas de miles de saharauis. Todos los organismos internacionales, desde la ONU hasta la Unión Africana, condenan la ocupación ilegal de Marruecos al Sáhara Occidental. Aún así, sigue ocupando el territorio saharaui y masacrando a su pueblo.

Y lo hace alimentando el nacionalismo y blanqueando, de una forma sutil, su ocupación del Sáhara Occidental a través de cánticos que, casualmente, la selección marroquí canta después de ganar su partido contra España. Cantan “el Sáhara es nuestro, sus ríos son nuestros y su tierra es nuestra”.

https://twitter.com/i/status/1602037187909980168

Así, la ideología política expansionista marroquí se sigue manifestando de forma sutil pero eficaz. El mensaje llegará al pueblo marroquí y árabe. “¿De quién es Ceuta y Melilla?” Pregunta alguien al jugador de la selección marroquí Munir: “De Marruecos”, contesta el futbolista.

Ayer me invitaron a un debate televisivo frente a un oponente marroquí donde me reclamaban, que como Árabe, debía olvidar todo lo que sufre mi pueblo a manos de Marruecos y apoyar su selección de fútbol. “Sólo es fútbol” decían. Pero no, no lo es. Es mucho más que eso.

Autoría: Taleb Alisalem. Activista político saharahui.

A partir de hilo de twitter del autor.