Hasta siempre compañero

La vereda de la campiña

Dios no tiene religión