Bécquer, huérfano

No hay vivienda pública